Utilizamos información guardada mediante cookies y tecnologías similares para que nuestro sitio web funcionó correctamente y para fines estadísticos. En el navegador web, puede cambiar la configuración de las cookies. Usando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies significa, que serán almacenados en la memoria del dispositivo. Haga clic aquí para obtener más información sobre ellos.

BURY espera condiciones equitativas

Uno de los proveedores en el sector automotriz presenta una queja ante la Comisión Europea por prácticas monopolísticas.

A la queja de Daimler presentada ante la Comisión Europea contra Nokia se ha unido también la empresa BURY, otro proveedor en el ya mencionado sector automotriz. En el pasado, la empresa finlandesa se negó a conceder licencias de componentes de telefonía móvil fabricados por la empresa BURY. El asunto mencionado está relacionado también con otros fabricantes de Tier-1 / Tier-2. La empresa Nokia es el dueño de unos patentes importantes (SEP) utilizados como la base para la fabricación de los estándares de la telefonía móvil tales como 2G, 3G, 4G, WiFi, muy populares en la actualidad. En caso de utilizar dichos estándares para sus propias tecnologías, la concesión de las licencias SEP es absolutamente obligatoria.


Tanto la empresa Nokia, como dueños de los demás SEP han presentado una declaración FRAND (Fair, Reasonable and Non-Discriminatory), en la que se han comprometido a conceder las licencias SEP en condiciones justas, sin discriminación de otros usuarios del estándar. Si alguien no cumple este compromiso, existe un riesgo de abuso por alguna de las empresas líderes en el mercado.


En el caso tratado, Nokia se abstiene de conceder la licencia de componentes de la telefonía móvil. A cambio, se empeña en conceder una licencia indirecta de todo el vehículo. A las empresas BURY, Daimler y a otros fabricantes de Tier-1 / Tier-2 no les queda otra opción que la de informar sobre esta situación a la Comisión Europea. Nokia no posee ningunas SEP destinadas a vehículos y por este motivo no tiene derecho a reclamar una concesión indirecta de licencias de todo el vehículo. La empresa BURY está exigiendo , que las licencias de componentes se concedan de una forma adecuada al ámbito de la protección de SEP. Como cada proveedor en el sector automotriz, BURY quiere mantener la flexibilidad en la distribución de sus tecnologías en el mercado OEM o bien en el mercado de accesorios para automóviles. Una concesión de licencias exclusiva estaría en conflicto con la mencionada estrategia, ya que, en el mercado de accesorios para automóviles, los componentes suelen instalarse en diferentes tipos de vehículos.


Por este motivo, la empresa BURY espera, que Nokia cumpla su obligación relacionada con la concesión de licencias a todos los participantes del mercado interesados en la venta de sus componentes que, sin tener la licencia, infringirían a SEP. Presentando una queja relativa a prácticas monopolísticas, la empresa BURY tiene la esperanza de poder gozar en el futuro de unas condiciones justas en la competividad a la hora de usar unos estándares establecidos de la telefonía móvil. Siendo un fabricante reconocido e innovador en el área de tecnologías de alta frecuencia y de telemática, BURY representa también el interés de otras empresas que se encuentren en una situación parecida.